domingo, 22 de agosto de 2010

Aquí no había camas cómodas adornadas con florecitas hippies; aquí había muerte, cadáveres descomponiéndose aceleradamente con el calor, la gran bestia re-acomodándose durante la noche.